lunes, 5 de mayo de 2008

No es cierto.

No les hagas caso cuando te digan que te extraño, los dos lo sabemos...tratan de destruirme. No escuches si te dicen que pienso en ti, o que te lloro. Ya t o d o es pasado.
No, no es cierto que te necesito y que dejaste un espacio vacío. Es falso que no logro cerrar la ventana que dejaste abierta.
Para nada interesa que no tuvieras motivos para dejarme y que al hacerlo me hayas dejado al borde de un abismo utópico.
No importa que la tinta se haya secado sin escribir un final.
Al fin y al cabo, fuiste solo un tiempo más...de esos que pasan sin dejar huella. No hagas caso cuando te digan que el fantasma de tu recuerdo me atormenta noche y día. Es mentira.
No es cierto que aun espero que aparezcas por esta puerta que está frente a mi. Para nada, esa historia absurda ya perdió la importancia que tuvo...créeme.
Tus besos solo fueron puñaladas. Debes saberlo, aunque no te importe. No creas que los necesito.
Ya no espero tu llamada, ni mucho menos un mensaje. Ya no. Lo hice, pero perdí en la espera.
No te odio, no podría. Pero mucho menos te quiero.
No creas que esa canción aun me hace pensar en ti.
No pienses siquiera que todas las noches lloro por tu ausencia. Uno se acostumbra, ¿sabes?
No, no me dolio tu adios, ni tus sonrisas, ni las estrellas deshechas, ni mi muerte contigo, ni el aire sin ti.
No te extraño. Ya todo me da igual. Ya no me importas, créeme.
Y créeme tambien si te digo que miento.

2 comentarios:

Juan dijo...

ese pequeño detalle del final :P

Alterself dijo...

La mentira: el escudo.