miércoles, 13 de agosto de 2008

In.tentar Re.nacer


Sólo me tomará un tiempo más. No creas que pretendo quererte siempre. Sólo unos días más, hasta que yo misma me canse y poco a poco nuestra historia sea una memoria y sólo eso.
se puede, puedo. De hecho, ahora que lo pienso sólo necesito tiempo. Tiempo y un poco de soledad.

Hacerle caso a mí conciencia y no a mi voluntad, muchas veces suelo confundirlas.
Créeme que en unos días me sorprenderé por quién fuiste y ya no eres. Serán unos días, unos cuantos dias simplemente para reunir todo lo pasado a tu lado y colocarlo en una caja que imaginaré. Junto con todas aquellas ilusiones, mentiras, amores, dolores y alegrías. La forraré con magia, tal vez no te importe lo que lleve dentro y te parezca suficiente aquel superficial encanto. Puede también que por simple curiosidad (o costumbre) la destroces. No sería la primera vez.

Sólo necesito deshacerme de todo aquello que me recuerde que exististe en algún macilento y recóndito lugar de mi ser.
¿Te parece bien que te regale lo que fuimos? ¿Consideras que podría devolverte todo aquel amor? Ya no serviría de nada… no tendrías que cuidarlo, ya ni siquiera aparentar que te importa. Podrias hacer lo que te plazca. Usarlo, botarlo, regalarlo o cuidar de él. Al fin y al cabo ya no será mío.

No te preocupes por esas cartas que nunca te di. Me alegraron muchas veces, me atormentaron otras tantas, es verdad. Pero en unos días podrán ser cenizas. El fuego las convertirá en polvo. Y el polvo puedo limpiarlo, no te des la molestia de pensar en ello.
Sin pruebas no existe delito. O al menos no hay culpables.
Debo desaparecer también esos “te quiero” algunas veces no dichos. Pero si entendidos. Lo sabías, sabias que una sonrisa era un te quiero. Intuías que una mirada era mucho más que solo eso. Tenías muy claro que cualquier palabra que mis labios pronunciaran te decían lo que cualquiera quisiera escuchar. Ojala lo hubieses tomado en cuenta.

Dejaré de pensarte. De inventarte. De creerte. De quererte.

Todo el amor del mundo te lo doy…por última vez. Toma mi mundo, mi cielo, mi luz. Déjame en oscuridad si deseas. Hoy, prometo no sonreír al volver a verte procurando que entiendas algo más. En estas letras se va lo que fuimos, ahora intento volver a SER yo.

Hasta luego, porque nos volveremos a encontrar. Si me quisiste, me olvidarás.
Yo…te olvidaré.
No hoy, pero lo haré.
Solo dame unos días, porque desprenderte de lo que más quieres es como un millón de espinas en el alma, y siento la sangre… que muy dentro de mi pretende ser la tinta de esta promesa.

6 comentarios:

Claudia.* dijo...

"...y siento la sangre… que muy dentro de mi pretende ser la tinta de esta promesa..."


me mataste! (:

JORDAN MARTÍN JÁUREGUI dijo...

Los suspiros son de aire y van al aire.
Las lágrimas son agua y van al mar.
Dime, mujer, cuando el amor se olvida, ¿Sabes tú adónde va?

Gustavo, ella lo sabe

Jordan Martín

Maria Claudia (: dijo...

Es difícil...PERO no imposible
Tú puedes(:

*Luna* dijo...

apoyo a Ma.Claudia
muy buen post
llenate de fuerzas porq la necesitaras
pero veras que despues de todo
la satisfaccion sera plena

Ro dijo...

Timepo.. solo tiempo.. y todo quedara borrado.
Tiempo, solo tiempo y volveras a ver la TU vida.
Tiempo y solo tiempo para volver a ser TU!

Pero.. cuanto tiempo???? :(

Juan dijo...

adelante, tu puedes.