domingo, 10 de agosto de 2008

Siempre.

Nadie más muere que el olvidado.
Gregorio Marañon


- Vas a ver que cuando termines el colegio querrás regresar

- Yo no quiero salir, es sólo la flojera lo que me hace no querer ir. No me gusta mucho la idea de levantarme temprano.

- Imagínate que hoy, a pesar de ser domingo, tuve que levantarme a las seis. Tenía algunas cosas que hacer para poder esperar tranquila al señor que me lleva al cementerio.

- Abuelita...¿tu cada cuánto vas al cementerio a visitar a mi tío?

- Cada dos semanas, ¿Por qué?

- ¿Y tu crees que la próxima vez que vayas me puedas llevar para visitar a Juandi, mi amigo?

- Claro hijita, ¿él en qué parte está?

- En la de arriba

- Ah, arriba. Entonces le pagamos 5 solsitos más al taxista para que nos lleve ¿te parece?. Yo desde hace tiempo también quiero ir a rezarle a ese chiquito, aunque aqui siempre le rezo.

- ¿Si? Yo también... Siempre.

- Él debe estar en el cielo escuchando a todos, ¿no?

- ...

- Yo no lo conocí mucho pero siempre le pido y le rezo. Él debe estar escuchando, sonriendo y mirándonos.

- Si, así debe ser...

---

No resulta extraño hablar de ti. Todos lo hacen, quizás aferrándose a tu recuerdo. Muchos no lo asimilamos aún. No me parece raro creer que recibiré pronto un mensaje tuyo o que te veré caminando con ese chaleco naranja o cualquiera de esas prendas tuyas que días después a tu partida aún seguian en tu armario, en tu cuarto, tal y cómo lo dejaste. Porque así está todo, así estamos todos; tal y cómo nos dejaste.Tratando de ignorar ese gran vacío y ese inmenso sentimiento de impotencia y desesperación. Todo tan igual, tan monotono, pero aun si se nota la diferencia. Supongo que es normal creer que estás de viaje y que pronto regresaras para pedirme una visita, solo eso...una visita, para cuidarme como sólo tú sabías (sabes) hacer, para que nada malo me pase. Créeme que pretendi hacer lo mismo. Perdóname si una vez más debo secar mis ojos al recordar lo que vivimos, perdóname si prometí algo que intenté, mas no cumplí. Te dejo porque sé que por ahí también te necesitan, solo quería recordarte que aqui Siempre estás presente.
Extrañar no debería doler tanto.
En dos semanas estaré más cerca a ti, aunque no sea mucho, aunque no sepa cuanto falte para estar a tu lado... me contento con saber que aún no me olvidas.


Tu amiga por Siempre...



Andrea.


4 comentarios:

Raúl dijo...

Que bonito, de hecho que el siempre esta contigo, tengo un amigo que tambien partio de una manera inesperada, cuando paso por el lugar que siempre lo veia, recuerdo su risa y la forma como nos reuniamos todos y lo escuchabamos atentos

Maria Claudia (: dijo...

Me tocaste el corazón. Me encantó tu post :)
Pasaré por acá (:

PD: Coincidentemente, el Prefacio de "Siempre en mí" trata sobre una historia similar -tal vez pueda contarte luego de qué trata.
saludos (:

Claudia.* dijo...

una amistad es inmortal. nunca te olvides de eso (:

saludoos

aNdrea* dijo...

te extraño juandiego. ya son 6 meses, y no logro asimilarlo.